Everything you need to know about illegal refrigerants

Equipo de la OLAF «Comercio Ilegal, Salud y Medio Ambiente

09 Dec 2020

Equipo de la OLAF «Comercio Ilegal, Salud y Medio Ambiente

La OLAF es un organismo de la Unión Europea que, entre otras cosas, detecta e investiga los productos ilegales procedentes de fuera de la UE. Trabajan para prevenir el comercio de productos que podrían ser perjudiciales para la seguridad de los ciudadanos y para el medio ambiente, cooperando con las autoridades para impedir que salgan al mercado. El equipo de la OLAF "Comercio Ilegal, Salud y Medio Ambiente" está formado, en particular, por dos investigadores que tienen los conocimientos, la experiencia, las habilidades y las competencias necesarias para llevar a cabo investigaciones eficaces y especializadas en el ámbito del comercio ilegal de HFC. Se dedican diariamente a identificar las importaciones de HFC de contrabando junto con otras mercancías con el apoyo de colaboradores, como del equipo de analistas y forenses.

En la práctica, trabajan para corroborar las evidencias sobre los envíos ilegales de HFC que recogen de sus propias investigaciones o mediante denuncias procedentes de otras fuentes. Posteriormente, se coordinan con las autoridades aduaneras de los Estados Miembros de la Unión Europea con el objetivo de detener los envíos y racionalizar la cooperación entre las dichas autoridades y las de la regulación F-Gas. Durante el último año, la información que han facilitado ha dado lugar a varias incautaciones importantes de HFC ilegales.

Cuando comenzaron a trabajar en esta problemática, el equipo identificó brechas que han aprovechado las organizaciones criminales. Hasta el 90% de los productos de contrabando está vinculado a diferentes abusos del procedimiento de tránsito T1, que provoca que los envíos que están destinados a viajar a través de la UE sean desviados y vendidos ilegalmente dentro de los Estados Miembros. Gran parte del éxito de la OLAF se ha basado en la unión entre los sistemas aduaneros de los Estados Miembros y el portal sobre las cuotas de gases fluorados de la UE.

Esto les permite ver si una empresa que importa HFC está registrada como titular legítima de la cuota. En el futuro, estos dos sistemas funcionarán conjunta y automáticamente, lo que facilitará la detección de productos de contrabando con mayor rapidez a través del sistema de ventana única que están desarrollando la Comisión Europea y los Estados Miembros. También identificaron sociedades ficticias creadas con el único fin de introducir de contrabando cilindros no recargables, que están prohibidos en la UE, y evadir el IVA.

Curiosamente, no son sólo las incautaciones las que disuaden a las organizaciones criminales, sino que el hecho de dar a conocer su éxito actúa también como un medio de prevención. Después de un decomiso, se ha observado una disminución de la actividad en ese Estado Miembro durante unas semanas. Se cree que los contrabandistas se centran en diferentes rutas hacia Europa por un periodo corto de tiempo antes de volver a realizar sus tácticas iniciales.

La labor de la OLAF ayuda a prevenir el comercio ilegal de HFC al mismo tiempo que trabajan para interceptar envíos en toda Europa. El mercado negro no se está ralentizando -los envíos ilegales y las alertas de la OLAF se han disparado desde el periodo de confinamiento de principios de este año- pero la OLAF está trabajando constantemente para mejorar sus métodos. El aumento de la concienciación y la cooperación les está permitiendo reunir cantidades importantes de evidencias, con una o dos alertas transmitidas diariamente a los Estados Miembros solo en septiembre de 2020.